||

Iniciar sesión

EXPORTANDO LA CRISIS DEL PLÁSTICO

La industria mundial del reciclaje contamina a las comunidades de bajos ingresos.

En primer lugar, el plástico en su mayoría, no se recicla, -solo alrededor del 9% de lo que se crea-, y los vasos de yogur, los envases de alimentos, las botellas y las bolsas de plástico que se denominan reciclados generan un problema complejo que es en gran medida invisible para gran parte del mundo.

El comercio mundial de desechos plásticos envía plásticos de países en su mayoría ricos a países en desarrollo, pasando la carga de la contaminación plástica. El comercio afecta de manera desproporcionada a las mujeres, las personas que viven en países de bajos ingresos y las personas de color. También es responsable de una tonelada de emisiones de gases de efecto invernadero: las emisiones de carbono de los desechos plásticos enviados al extranjero desde los EE.UU. equivalen a las emisiones anuales de 26.000 automóviles. Es absolutamente mejor reciclar el plástico que tirarlo a la basura: reciclar una botella de plástico consume un 76 % menos de energía que fabricarla desde cero, pero reciclar puede crear la falsa sensación de que el plástico de un solo uso es inofensivo desde que se transforme en otra cosa. 

¿QUÉ PASA CON EL PLÁSTICO QUE RECICLAS?

Cuando tiras algo a la basura, podrías pensar que va a un destino final cercano donde se derrite y forma una nueva botella o recipiente de comida. No suele ser así como sucede. En cambio, el plástico reciclado generalmente realiza un largo viaje, contribuye con una gran carga de carbono en todo el mundo y va a los países de bajos ingresos que tienen la tarea de clasificar el desorden, a menudo tóxico. El contenido de su bote de basura viaja hasta 13.000 kilómetros antes de llegar a una instalación de reciclaje. Esto se debe a que solo un puñado de países es responsable de procesar la mayoría de los desechos plásticos del mundo, y las políticas de cambio modifican constantemente a qué países se envían los desechos plásticos.

Las estimaciones varían con relación a cuánto y qué países son los mayores contribuyentes para el flujo de desechos plásticos, pero una cosa permanece constante. Los países de ingreso mediano alto representan casi todas las exportaciones de desechos plásticos, y los países de ingresos bajos soportan la mayor parte de la carga de desechos plásticos.

EL VALOR QUE LOS HUMANOS PAGAN POR LOS RESIDUOS PLÁSTICOS

Si bien las naciones ricas producen la mayor parte del plástico del mundo, los países marginados de bajos ingresos tienen la tarea predominante de deshacerse de él.

Un informe publicado en 2021 documentó el costo que esta ruta de desechos supone para las personas que viven en países de bajos ingresos. Si bien la mayoría de los países ahora prohíbe la importación de todo lo que no sean plásticos de la más alta calidad, esto no impide que las naciones ricas como los EE.UU., el mayor productor de desechos plásticos del mundo, envíe sus desechos baratos a países que aún no han impuesto restricciones.

Como resultado, los desechos plásticos de los países de altos ingresos contaminan los suministros de agua, matan los cultivos, causan enfermedades respiratorias por la exposición al plástico quemado y alimentan el aumento del crimen organizado en áreas que aceptan envíos de desechos plásticos. Y una vez que llegan, las personas más marginadas socialmente, a menudo mujeres, son las más afectadas.

Es más probable que las mujeres trabajen como recolectoras informales de residuos que en la gestión formal de los mismos, y los informes muestran que, en las economías informales de gestión de residuos, los plásticos altamente reciclables y, por lo tanto, más valiosos suelen reservarse para los hombres en los países de África, América Latina y Asia. Si las mujeres venden este tipo de plásticos, a menudo se les paga menos que a los hombres. Entonces, al final, a las mujeres se les paga menos por trabajar en el mismo ambiente tóxico que a los hombres.

RECONOCIENDO A LOS CATADORES MARGINADOS

Por ahora, el comercio mundial de desechos es la forma en que las naciones ricas lidian con el plástico. No es una solución, pero sigue siendo importante destacar a las personas que están al final de la fila y que actualmente desempeñan un papel fundamental en la reducción de la contaminación por plásticos en todo el mundo. En India, alrededor de 2,2 millones de personas trabajan como recicladores informales. El trabajo generalmente lo realizan personas de grupos marginados y personas de castas inferiores. Las implicaciones de la gestión informal de residuos son complicadas. La industria crea empleos para mujeres y genera desigualdad de género en la industria del plástico.

Durante el primer cierre pandémico de la India en 2020, los trabajadores informales de desechos se consideraron no esenciales. No podían salir de casa para trabajar. Estas personas, en su mayoría mujeres, estuvieron sin trabajo durante cuatro meses y los desechos plásticos se acumularon en vertederos, ríos y costas.

En Delhi, los recicladores pertenecen principalmente a minorías musulmanas. Y así, las mujeres recicladoras se enfrentan a una discriminación interseccional por motivos de género, casta, religión y ocupación. Pero brindan el servicio esencial para evitar que los materiales reciclables terminen en vertederos y océanos.

“A menudo, cuando hablamos de poder, hablamos de casta, clase, género, raza, pero no hablamos de visibilidad. Aquellos que son más visibles y cuyas historias son las más articuladas son, en su mayor parte, también los más poderosos y los que están marginados suelen quedarse atrás”.

Al mismo tiempo, las personas marginadas juegan un papel crucial en los ecosistemas de la sociedad. “Cuando trabajamos con comunidades de mujeres, especialmente mujeres que se han vuelto invisibles de alguna manera, hacemos estos enormes monumentos participativos con ellas. Tenemos registradas sus historias y contribuciones”, dijo Shilo. “En el proceso, cambiamos la escala de poder”.

¿QUE PUEDO HACER?

Las corporaciones siempre están en la raíz de la crisis del plástico. De hecho, poco más de 20 empresas producen el 55% de los plásticos de un solo uso del mundo. Son sus productos los que crean estos problemas en primer lugar. Cambia tu forma de comprar y estas empresas cambiarán su producto.

Si tienes que usar plástico de un solo uso, no recicles plásticos de baja calidad como envases de alimentos, bolsas de frutas, icopor o vasos de plástico para llevar. Estos son baratos y, a menudo, no se pueden reciclar, por lo que terminas enviando tu basura por todo el mundo, convirtiéndola en el problema de otra persona.

Fuente: https://www.parley.tv/updates/parleyair-socialjusticerecycling

Compartir esta publicacion:
||