Iniciar sesión

Tres maneras creativas de reducir el desperdicio en casa

Reducir el desperdicio en el hogar es algo que todos podemos hacer para ayudar a combatir el cambio climático y no es tan difícil como puede parecer a primera vista. Con aproximadamente 2.12 mil millones de toneladas de residuos arrojados en todo el mundo cada año, es crucial que todos hagamos pequeños cambios para contribuir a la salud de nuestro medio ambiente.

Los desechos desechados en vertederos liberan toxinas dañinas que perjudican la vida vegetal y animal, además de contribuir a la contaminación. Además, cuando tiramos cosas innecesariamente, también desperdiciamos la energía y los recursos que se invirtieron en su producción. Si desea reducir la cantidad de basura que arroja, pruebe estas tres ideas creativas para reducir el desperdicio en casa.

Invita a tus amigos a una cena de sobras 

El desperdicio de alimentos es un gran contribuyente a las emisiones de carbono innecesarias, ya que se utilizan muchos recursos en la fabricación, almacenamiento, embalaje y transporte de productos alimenticios. Por ejemplo, ¿sabías que se necesitan aproximadamente 100 baldes de agua para hacer un solo pan? Podemos minimizar el desperdicio de alimentos comprando solo lo que necesitamos y siendo creativos con las sobras. Una forma divertida de revitalizar las sobras de comida y usar los restos que están en el refrigerador es organizar una cena de sobras semanal o quincenal. Para este evento, todos traen un plato casero hecho principalmente con sobras. Es una excelente manera de experimentar en la cocina y desarrollar tus habilidades culinarias, además de ser la excusa perfecta para socializar. Además, puedes compartir recetas e ideas mientras comes, lo que aumentará aún más tu capacidad para crear deliciosos platos con sobras.

Comienza la jardinería 

Si te gusta la jardinería, cultivar tus propias frutas y verduras puede ser una buena manera de reducir la producción de basura. Al cultivar tus propias frutas y verduras, puedes reducir la cantidad de envases de plástico que tiras cuando compras productos en el supermercado, además de evitar las emisiones de carbono generadas por el transporte de productos agrícolas. También puedes reciclar muchos desechos biodegradables en un compost casero en lugar de tirarlos a la basura. Las cáscaras, las semillas, los restos, el café usado e incluso las toallas de papel y el cartón se descomponen en un compost excelente para alimentar tu jardín.

Recicla muebles 

La demanda de muebles nuevos tiene un impacto ambiental significativo, con aproximadamente 9 millones de toneladas de muebles siendo arrojados a vertederos cada año. Los muebles baratos y de baja calidad se han vuelto comunes, pero tienden a dañarse rápidamente y ser desechados después de unos pocos años. También se ha vuelto cada vez más común reemplazar los muebles con frecuencia debido a cambios en gustos y tendencias. Si tienes ganas de redecorar tu hogar, resistir la tentación de reemplazar tus muebles existentes y reciclarlos en su lugar. Una capa de pintura o un nuevo barniz puede transformar mesas, sillas, armarios, estanterías y gabinetes. Incluso puedes intentar tapizar un sofá o una silla desgastados. Si tus muebles están dañados o muestran signos de desgaste, busca videos y artículos instructivos en línea sobre cómo repararlos tú mismo, te sorprenderá lo rápido que desarrollarás nuevas habilidades cuando te dediques a reparar y reciclar en lugar de reemplazar.

Aumenta tu creatividad reduciendo el desperdicio 

Cuando nos comprometemos a reducir nuestra producción de basura, nos vemos obligados a pensar de manera creativa y a ejercitar nuestros músculos creativos. Te volverás cada vez más hábil cuando te comprometas a aprovechar al máximo todo en tu hogar y estarás haciendo una gran diferencia en el mundo que te rodea.

Compartir esta publicacion: